Los Osos - pág.2 2 Pág

--20210428 289 Visitas

Al acercarse el invierno, el oso macho entra en letargo; su compañera se esconde en algún lugar seguro, y allí, amodorrada, amamanta su cría. El amor maternal de la osa, conocido desde hace mucho tiempo, es maravilloso.

osos zoologogía pegui3 preescolar lo se todo topaprende

Entra en letargo recién cuando las montañas están cubiertas de nieve y sumidas en el máximo silencio.
La hembra del oso pardo pasa el invierno con sus oseznos; aunque no come ni bebe, amamanta a sus pequeños y los cuida esperando la llegada de la primavera.

El grizzly, oso gris de América del Norte, es más corpulento que el oso pardo de Europa. Puede alcanzar hasta 2,50 m de altura. Vive en las grietas y en los bosques de las Montañas Rocosas, se alimenta principalmente de carne y hace estragos en los rebaños. Los indios y blancos que habitan esas regiones lo cazan con trampas o con fusil, aprecian su carne y consideran el jamón del oso un plato delicioso. Venden su piel o la utilizan directamente para vestimentas.

Mayor aún que el grizzly es el oso blanco, que vive en el polo norte. Puede lanzarse al agua desde lo alto de un témpano, y cuando nada en el fondo del mar es capaz de cumplir hazañas notables y prolongadas. Es el más corpulento y feroz de los osos. De pie, su altura pasa de los 2,70 m y st¿ peso puede ser mayor de 600 kg. Se nutre de peces y liaslá de focas, que caza en las aguas heladas, y no titubea en atacar al hombre cuando está hambriento. La osa polar tiene uno o dos oseznos cada año y los cuida con la mayor ternura. No se separa nunca de sus hijos antes de que sepan nadar perfectamente y puedan bastarse a sí mismos.

TopAprende.com
El grizzly es un oso grande y feroz, peligroso para el ganado y aun para el hombre. Su pelo es gris plateado. Vive en las Montañas Rocosas de América del Norte.

TopAprende.com
En algunas aldeas de la India y de Persia existe la costumbre de hacer bailar a los osos. En efecto, éstos pueden erguirse con facilidad sobre sus patas posteriores y, al parecer, no son insensibles a la música.

El único oso que no entra en letargo, y esto se explica fácilmente por la benignidad del clima en que vive, es el oso juglar u oso de grandes labios (Vrsus labiatus) de las montañas de la India y de Ceilán. Su piel es negra y su hocico blancuzco y provisto de labios sueltos muy extensi-bles, de los cuales deriva su nombre de ?oso labiado?.

¿Quién no desearía poseer uno de esos encantadores osos lavadores tan parecidos a los ositos de felpa que se encuentran en las jugueterías? Este hermoso animal, goloso y de cola tupida, vive en los bosques de América del Norte. Es de color gris, con el hocico y el rabo estriados de negro. Trepa hasta las cimas de los árboles y nada como un pez. Pero su apariencia engaña: es un peligroso ladrón de gallinas y los campesinos le hacen una guerra sin cuartel. Su extraño nombre de ?oso lavador? le viene de su amor al aseo: limpia su madriguera con el mayor esmero y lava cuidadosamente, en el agua límpida de los arroyos, los alimentos que se dispone a devorar.

Los osos son animales muy inteligentes y por lo tanto fácilmente domesticables. Pero su captura es muy difícil y generalmente el cazador se apodera de los oseznos, expuesto al desesperado ataque de la madre. Los oseznos son muy divertidos con su curiosidad casi humana, sus movimientos de bebé travieso y su facilidad para reconocer a las personas y adaptarse a sus costumbres. Desgraciadamente, el oso se torna a menudo peligroso cuando crece. Además, su alimentación es muy costosa.

TopAprende.com
En ciertos estados de Norteamérica (especialmente en el Parque Nacional de Yellowstone) los osos viven en libertad y son tan mansos que los turistas pueden acercárseles sin temor. Los oseznos, siempre afectuosos y juguetones, constituyen la alegría de los visitantes.

En algunas barracas de saltimbanquis se pueden ver aún osos ?luchadores", y también osos ?bailarines? en los circos. La costumbre de hacer bailar a los osos es de origen asiático. Más que una danza, el oso ejecuta contorsiones grotescas y durante sus bamboleos permanece atado a su domador por medio de una, cadena.

En los parques norteamericanos viven osos casi domesticados, que se aproximan a los visitantes y comen de sus manos. El saberse libres de peligro les permite familiarizarse con el hombre. Y eso demuestra que hasta las fieras no son tan feroces cuando se les brinda el ejemplo y la oportunidad ...

Página 2 de 2
 

Páginas:

Compartir: